Pablo Alborán lanza “La cuarta hoja”, un disco sin “prejuicios musicales”

España
El cantante español Pablo Alborán baila más que nunca en “La cuarta hoja”, un disco optimista de la mano de muchos colaboradores muy jóvenes como Aitana, María Becerra o Ana Mena, con los que ha aprendido a desprenderse de “prejuicios musicales” y a entender que “grabar con ‘autotune’ puede molar muchísimo”.

“La manera de escribir y consumir música cambió a una velocidad brutal durante la pandemia. Entonces me limité a ser un observador para ver qué estaba pasando, porque yo estoy acostumbrado a hacer proyectos y discos. Cuando volví a escribir, entendí sus cosas buenas, como trabajar con artistas que no tienen nada que ver contigo y que no tener prejuicios es fundamental para aprender”, explica a EFE en una entrevista.

Alborán, nacido en 1989, ha orquestado así un disco con arreglos y hechuras más contemporáneos respecto a sus baladas más clásicas y que es optimista desde su título, una cuarta hoja del trébol que representa “la búsqueda de una actitud frente a lo que te depare el día a día, que es ver lo positivo en nuestras vidas y disfrutarlo”.

“La pandemia a mí me cambió todo. Aunque también ha salido así porque pude hacer una gira y prepararme para ella como nunca, volviendo a confiar en mí y en la música”, cuenta sobre un álbum que ha ido tejiendo en los escasos momentos muertos de su extensa gira por teatros, a la que puso remate hace apenas unos días.

Sin descanso, es este viernes cuando publica “La cuarta hoja” (Warner Music), su sexto trabajo de estudio, así como uno de los más breves de su carrera (11 temas, aunque asegura que no ha sido a conciencia) y, sin duda, el más abierto a la colaboración “obedeciendo a impulsos”.

“A Carín León le escribía por Instagram desde hacía tiempo y no me contestaba, porque llevaba tiempo queriendo hacer algo de regional mexicano. De repente, tras un concierto en el Palau de la Música de Barcelona, vi que subió un ‘story’ entre el público y volví a mandarle un mensaje”, comenta sobre el origen de “Viaje a ningún lado”, una canción que “por la métrica, el ritmo y la cadencia”, le pedía ranchera.

En la nómina de artistas que han arrimado el hombro también están la argentina María Becerra (“Amigos”) o los españoles Álvaro de Luna (“Llueve sobre mojado”) y Leo Rizzi, junto al que coescribió “4U”.

“Lo de Ana Mena fue por mi hermana, que es muy fan y me propuso que le mandara ‘Ave de paso’, porque justo en ese momento ella había sacado ‘Música ligera’ y me llevaba a ese mismo tipo de canción”, recuerda Alborán.

Como novedad, en temas como “Carretera y manta” o “Voraces” es el propio artista el que asume completamente la faceta de productor. “Cuando uno sabe muy bien lo que quiere, aunque siempre es bueno delegar, no está mal intentar entender el lenguaje para comunicarte mejor”, argumenta tras trabajar en otras canciones con profesionales como Paco Salazar o Josh Tampico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí