El aplauso fue de pie

Santo Domingo
El aplauso fue de pie. Así de cálida, entusiasta, fue la bienvenida que le dio este domingo la concurrencia a los nuevos miembros del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.

Nurys Arias (voleibol), la tercera integrante del núcleo de “Las Reinas del Caribe” en ser inmortalizada; Katty Acevedo (karate), Eleucadia Vargas (judo), Kellvin de León( balonmano), tres fieras de las damas del deporte, así como Efraín Valdez-Francisco Cordero (peloteros), Francisco García (baloncesto),Fernando Teruel-Héctor J. Cruz (propulsores) y Modesto Castillo (atletismo) entraron por la puerta grande al sagrado templo.

Ninguno soñó que tocaría el cielo con las manos ni la gloria de cerca. Impensable que serían parte del Olimpo del deporte dominicano.

“Con el permiso de los curas y con el permiso de los pastores…el atajo más cercano para llegar a Dios es el deporte”, afirmó el entrenador Fernando Teruel, quien se resistió a llevar un discurso escrito, como se estableció y lució como en su cancha, dejando una pieza de colección.

La familia, los entrenadores, la importancia del deporte, las personas que le tendieron la mano en sus inicios y la patria chica estuvieron en el discurso de cada uno.

Héctor J. Cruz también recurrió al túnel del tiempo para resaltar que en el año 1973, el doctor Luis Ramón Cordero, vicepresidente de Publicaciones Ahora, le dio la oportunidad de escribir en el vespertino El Nacional a los fines ver si el novato que quería ser periodista tenía algo en la bola.

“Y parece que sí, que el jovencito amante del deporte tenía serias intenciones de ser cronista deportivo , pues a poco tiempo fui nombrado como reportero del prestigioso El Nacional”, manifestó el Editor Deportivo de LISTÍN DIARIO, cuya veintena de libros y documentales sobre las más importantes gestas del deporte dominicano le allanaran el camino para que llegara al Pabellón de la Fama de brazos de su amada esposa Margarita Demorizi, su edecán.

Francisco García, con diez años en la NBA, donde ostentó el rango de capitán de Sacramento King, resaltó que su mayor orgullo ha sido vestir el uniforme de la selección nacional de baloncesto, con la que fue un actor de primer orden en la más importante medalla obtenida por la misma, la plata en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003.

Su voz se quebró cuando agradeció el respaldo recibido por parte de Pedro Pablo Pérez. Una muestra de ello es que le eligió como su edecán en el momento cumbre de su vida.

Pérez, un ex armador que desde hace unas tres décadas recluta talentos en Estados Unidos, sobre todo en Nueva York, donde reside, le dijo que sería NBA y en efecto así fue luego de tener un fructífera parada con la Universidad de Lousville.

“Pero eso no fue lo mejor que pasó en mi carrera. Lo mejor que pasó en mi carrera fue cuando me puse el uniforme de República Dominicana”, enfatizó el otrora delantero de 6´7 de estatura, provocando un cerrado aplauso. “Jugar en el Palacio de los Deportes (Profesor Virgilio Travieso Soto) y ser selección del país eran mis sueños”.

El aplauso fue de pie.

Así de cálida, entusiasta, fue la bienvenida que le dio este domingo la concurrencia a los nuevos miembros del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.

Nurys Arias (voleibol), Katty Acevedo (karate), Eleucadia Vargas (judo), Kellvin de León( balonmano), Efraín Valdez-Francisco Cordero (peloteros), Francisco García (baloncesto),Fernando Teruel-Héctor J. Cruz (propulsores) y Modesto Castillo (atletismo).

Ninguno soñó que tocaría el cielo con las manos ni la gloria de cerca. Impensable que serían parte del Olimpo del deporte dominicano.

“Con el permiso de los curas y con el permiso de los pastores…el atajo más cercano para llegar a Dios es el deporte”, afirmó el entrenador Fernando Teruel, quien desistió a llevar un discurso escrito, como se estableció, y lució como en su cancha al dejar una pieza oratoria de colección.

La familia, los entrenadores, la importancia del deporte, las personas que le tendieron la mano en sus inicios y la patria chica estuvieron en el discurso de cada uno.

Héctor J. Cruz también recurrió al túnel del tiempo para resaltar que en el año 1973, el doctor Luis Ramón Cordero, vicepresidente de Publicaciones Ahora, le dio la oportunidad de escribir en el vespertino El Nacional a los fines ver si el novato que quería ser periodista tenía algo en la bola.

“Y parece que sí, que el jovencito amante del deporte tenía serias intenciones de ser cronista deportivo , pues a poco tiempo fui nombrado como reportero del prestigioso El Nacional”, manifestó el Editor Deportivo de LISTÍN DIARIO, cuya veintena de libros y documentales sobre las más importantes gestas del deporte dominicano le allanaran el camino para que llegara al Pabellón de la Fama de brazos de su amada esposa Margarita Demorizi, su edecán.

Francisco García, con diez años en la NBA, donde ostentó el rango de capitán de Sacramento King, resaltó que su mayor orgullo ha sido vestir el uniforme de la selección nacional de baloncesto, con la que fue un actor de primer orden en la más importante medalla obtenida por la misma, la plata en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003.

Su voz se quebró cuando agradeció el respaldo recibido de Pedro Pablo Pérez. Una muestra de ello es que le eligió como su edecán en el momento cumbre de su vida.

Pérez, un ex armador que desde hace unas tres décadas recluta talentos en Estados Unidos, sobre todo en Nueva York, donde reside, le dijo que sería NBA y en efecto así fue luego de tener un fructífera parada con la Universidad de Lousville.

“Pero eso no fue lo mejor que pasó en mi carrera. Lo mejor que pasó en mi carrera fue cuando me puse el uniforme de República Dominicana”, enfatizó el otrora delantero de 6´7 de estatura, provocando un cerrado aplauso. “Jugar en el Palacio de los Deportes (Profesor Virgilio Travieso Soto) y ser selección del país eran mis sueños”.

El acto fue presidido, como Presidente de Honor del Ceremonial, por Reynaldo (Pappy), Dionisio Guzman y Rafael Damirón, respectivos presidente y secretario del Comité Permanente del Pabellón de la Fama.

La ceremonia inició a las 11:15 de la mañana con el llamado de los directivos del Comité Permanente, Guzman, Damirón, Luis Ramón Cordero, Atilio de Frías, Rubén Andújar Scheker, José Antonio Rodríguez Conde, José Pío Santana, Marcos Jiménez, Magnolia Concepción, Niurca Herrera, Héctor Lizardo Jorge, Anselmo Bello y William Duke, por parte de Yancen Pujols y Jose Antonio Mena, conductor y moderador de la actividad.

Luego fueron entonados los himnos Nacional y del Pabellón, por parte del Orfeón de Santiago, bajo la dirección del reverendo padre César Hilario. Acto seguido, se produjo la bendición del ceremonial, a cargo de Monseñor Lorenzo Vargas.

A seguidas se procedió a la entrega de placas a miembros de la selección de fútbol U20, acompañados por el presidente de la federación, Ruben García y a los integrantes del relevo mixto de atletismo, Marileidy Paulino, Fiordaliza Cofil, Lidio Feliz y Alexander Orgando. Herrera, Rodríguez Conde y Lizardo Jorge entregaron los reconocimientos.

Atilio de Frías dispuso la entrada de los portabanderas Paulino y Ogando, que desfilaron con los lienzos Nacional y del Pabellón; y de las insignias, portadas Cofil (el Laurel) y Feliz (el Machete).

Una vez instalado el Presidente de Honor, Julio Mon Nadal, quien presidente el Comité de Veteranos del Pabellón, dio la bienvenida a los nuevos inmortales y Dionisio Guzmán pronunció las palabras centrales, para dar paso al llamado y exaltación oficial de los deportistas en orden alfabético, iniciando con Acevedo y continuando con Castillo, Teruel, Cordero, Valdez, Cruz, Vargas, De Leon, Arias y García.

Efraín fue el único ausente debido a que no pudo hacer el viaje desde los Estados Unidos. Fue representado por su hijo Bradley y tuvo como edecán a Jose Aníbal García.

Los demás edecanes fueron Daniela Acevedo (hija de Katty), Leyda Castro (Castillo), Rubén de Lara (Teruel), Cristóbal Marte (Nurys) , mientras que Carlos Cordero, Leonny De León y Domingo García fueron los edenes de sus hermanos Francisco, Kellvin y Eleucadia.

El empresario y deportista Frank Micheli quedó posesionado como Presidente de Honor de la edición 57 del ceremonial

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí